IV Interclima Regional - Cusco 2017

Los días 9 y 10 de noviembre, se desarrolló en Cusco el InterCLima Regional Cusco 2017. Encuentros que ininterrumpidamente, desde el año 2012, son impulsados por el Consejo Regional de Cambio Climático del Cusco – CORECC, colectivo integrado por más de 40 organizaciones públicas y privadas de la región Cusco, dentro de ellas CARE Perú a través del Proyecto Glaciares+.

El cambio climático plantea el desafío de implementar un modelo de gestión integrado en los distintos niveles de gobierno y poderes del Estado en el Perú, vale decir que las políticas, programas, proyectos y planes de acción de los diferentes sectores y niveles de gobierno sub nacionales orienten sus objetivos a reducir la vulnerabilidad de las poblaciones y a sentar las bases de un desarrollo limpio, bajo en emisiones de carbono y resiliente al clima.

Este año, el InterClima regional planteo promover un espacio de diálogo interdisciplinario e intercultural entre el conocimiento local y el conocimiento científico en torno a la adaptación al cambio climático, donde a partir de su análisis y vinculación con los indicadores de la Estrategia Regional Frente al Cambio Climático Cusco, se logre medir los avances en la implementación de la misma.

El evento se dividió en tres bloques:

Bloque I: agua. El Proyecto Glaciares+ de CARE Perú y la Municipalidad Distrital de Pitumarca lideran un colectivo de instituciones que frente a los efectos del cambio climático (desglaciación, escasez de agua en época de estiaje, y a la mayor demanda de agua local, los comuneros de Phinaya (distrito Pitumarca – Canchis), ubicados al pie de la lengua glaciar Qelqaya, han construido pequeñas presas “rústicas” para retener y almacenar agua para épocas de estiaje. Se trata de qochas multipropósito, donde además de almacenar agua, se crían truchas, se promueve el turismo vivencial, y se continua practicando la reciprocidad mutua y respeto a la Pachamama. En este mismo bloque, la Comunidad Amancay (distrito Accha, Paruro) ha trabajado en la preservación y recarga de manantes. Entre 2012 y 2017, han recuperado la cobertura vegetal, a través de diferentes prácticas como las zanjas de infiltración, para disminuir la erosión y recargar de aguas los manantes y cabeceras de microcuenca.

Bloque II: biodiversidad y bosques. Frente a las heladas, granizadas, lluvias intensas y sequías, los comuneros de Pucacancha (Kunturkanki) han recuperado variedades de papas, ocas y ollucos tolerantes y resistentes a estos eventos climáticos extremos. Para esta comunidad, el cambio climático no solo trae cosas negativas también positivas, por ejemplo, antes la cebada y avena no daban grano, ahora sí. Lo que le permite al poblador contar con semilla para su próxima campaña. Por otro lado, frente a las sequías y disminución del caudal hídrico de las fuentes de agua, los comuneros de Ccorca han forestado 203 ha en proceso de erosión con especies mayormente nativas, pero también exóticas; han desarrollado agroforestería en 83 ha; y han aperturado 134.000 metros lineales de zanjas de infiltración. En la amazonia cusqueña se han desarrollado también importantes experiencias, es así que los comuneros de Santa Rosa de  Huacaria (Kosñipata) han desarrollado de manera exitosa la crianza de peces nativos («paco» Piaractus brachiponus), priorizando la creación de estanques en zonas deforestadas donde la agricultura no era rentable. Esta iniciativa disminuye la presión sobre los bosques al generar ingresos por la venta de peces. Es una alternativa alimentaria para ellos, frente a la disminución de sus alimentos ancestrales.

Bloque III: agricultura, producción y seguridad alimentaria. El Proyecto Glaciares+ con CARE Perú, la Asociación Arariwa y PREDES presentaron experiencias en agricultura familiar resiliente al cambio climático y gestión de riesgos, rescatando las tecnologías ancestrales en diálogo intercultural con las convencionales. Familias campesinas organizadas consolidan un modelo productivo sostenible, que les permite el incremento de sus ingresos familiares provenientes de las actividades agropecuarias, mejorando significativamente las condiciones de vida. En el caso del distrito de Santa Teresa, donde CARE Perú ha apoyado el desarrollo de esta experiencia, el cambio climático fue inclemente con esta zona hace más de 20 años; por los aluviones, las precipitaciones, que impactan directamente en la vida de las personas y en los cultivos (palto, granadilla y café), a través del incremento de plagas, lo que puso en riesgo la economía familiar. Muchos de los agricultores abandonaron sus chacras por trabajar en la hidroeléctrica, en municipios, quedando poca mano de obra para la producción agrícola. En medio de esta problemática, un grupo de agricultores líderes que apuestan por la agricultura orgánica, se capacitaron en Villa Rica sobre el cultivo de café, sobre manejo de suelos, control integrado de plagas, y han desarrollado el cultivo de café con mucho mayor rendimiento y calidad. Logrando una producción rentable, la cual motiva que algunos productores retornen a la actividad agrícola.

Estos dos días han permitido a las autoridades regionales, representantes de instituciones, organizaciones y líderes sociales conocer los avances regionales en la gestión del cambio climático. Y a modo de conclusiones podemos decir que:

Existen importantes experiencias que se vienen desarrollando en las diferentes zonas de la región, a fin de enfrentar los impactos del cambio climático, tanto en el tema de agua, biodiversidad y bosques y agricultura y seguridad alimentaria.

La mayoría de estas experiencias recogen saberes ancestrales, algunos de los cuales estaban siendo dejados de lado en diversas comunidades, y se vienen retomando en la búsqueda de formas de enfrentar los cambios en el clima.

Y que el apoyo de instituciones públicas y privadas, es de vital importancia en la promoción de acciones para enfrentar el cambio climático en la región.

Fuente: Proyecto Glaciares+

Información del Video

 
Fecha de publicación: 
2017-11-24 00:00:00

Información Geógrafica

País

Perú