Antolín Huáscar “Ley de Cambio Climático debe contemplar las propuestas de los pueblos indígenas”

Resumen: 

La campaña #Ley de Cambio Climático Ya# busca alimentar el debate con propuestas para enriquecer la Ley de Cambio Climático. Se entrevistaran a autoridades de gobierno nacional, regional, local, organizaciones sociales, ONG, y especialistas en el tema.

En esta ocasión, el Observatorio de Cambio Climático converso con Antolín Huáscar, presidente de la Confederación Nacional Agraria, (CNA). Huáscar señalo que las propuestas de los pueblos indígenas deben ser incluidas en la Ley de Cambio Climático. Precisó que debe existir mayor articulación entre las instituciones y ministerios que están involucrados en el tema, “cada uno está por su lado” dijo. También señalo que el proyecto de Ley Marco de Cambio Climático, debe reconocer que “a mayor agrobiodiversidad mayor resiliencia al cambio climático”, y que existen experiencias exitosas de los pueblos indígenas, como la cosecha de agua, que se deben tomar en cuenta. Sobre los pagos por servicios ambientales, menciono que la Ley de Cambio Climático debe incorporarlos.

Contenido Desarrollado

Entrevista con Antolín Huáscar – presidente de la Confederación Nacional Agraria- CNA

¿Cuáles son las propuestas que la CNA consideran prioritarias  y deben ser incorporadas en el proyecto de Ley de Cambio Climático que está trabajando en la  Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afro-Peruanos, Ambiente y Ecología del Congreso?

Primero, que esta Ley debe recoger todo lo avanzado hasta ahora en diversos espacios. Por ejemplo, el Ministerio del Ambiente (Minam) preside la Comisión Nacional de Cambio Climático (CNCC) y  obligatoriamente debe haber participación de los pueblos indígenas en ese espacio. Nuestra propuesta es que todas las organizaciones indígenas con una actividad permanente debíamos ser miembros de esta Comisión, pero según la reglamentación de la CNCC, solo pueden ser miembros dos representantes de los pueblos indígenas, un titular y un alterno. Hasta la fecha esta solicitud no ha sido atendida, y podría recogerse en la Ley de Cambio Climático. También deben formarse las bases a  nivel nacional para que esa Comisión sea movilizadora y que exista una gestión descentralizada.

Asimismo, la CNA presentó propuestas para ser incluidas en la Estrategia Nacional de Cambio Climático, que se trabajó durante varios meses con el Minam, pero aún no se avanza en su implementación. Igualmente sucede con el Plan de Gestión de Riesgo y Adaptación al Cambio Climático en el Sector Agrario, período 2012-2021 (PLANGRACC), trabajado con el Ministerio de Agricultura (MINAGRI). Todas las propuestas hechas por los pueblos indígenas para estos instrumentos de planificación deberían ser incluidas en la Ley de Cambio Climático. El Cambio Climático empieza a sentirse con fuerza, pero la sierra está abandonada. El MINAGRI debería actuar allí. Debería hacerse un trabajo articulado con la Autoridad Nacional del Agua (ANA) y el Servicio Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR), pero ANA está  por su lado, SERFOR por su lado, y el MINAGRI tiene su propia dinámica de trabajo, entonces no se avanza nada. Planteamos que debe haber una mejor articulación. Desde la Comisión Nacional de Cambio Climático podrían articularse las entidades que estén trabajando en cambio climático.

La Ley Marco de Cambio Climático debería contemplar también la participación de los pueblos indígenas, y no solo en Lima. Actualmente las direcciones agrarias dependen de los gobiernos regionales. En cada región debería formarse un espacio transversal de articulación en cambio climático. También se necesita mejor articulación para el manejo de los fondos. Por ejemplo, hay once proyectos de mitigación relacionados a bosques amazónicos. Sería mejor unificar estos fondos, para no  duplicar las acciones, porque de repente llegan a la misma comunidad tres o cuatro proyectos. Es muy desordenado.

Otra propuesta importante para nosotros es la compensación por servicios eco-sistémicos. Esto es preferible al canon. Ese tema hay que proponerlo en la Ley. Es cierto que el Congreso no genera gasto, pero puede conminar al Ejecutivo para que la Ley de Compensación por Servicios Eco-sistémicos se cumpla. Los gobernadores regionales, como tienen autonomía,  pueden tener un papel importante. Pueden conseguir fondos internacionales relacionados al cambio climático. Los gobiernos regionales y locales están más cerca de las comunidades.

¿Cómo se atenderían las necesidades campesinas en una ley de cambio climático?

La CNA tiene una agenda de cuatro ejes: Soberanía alimentaria; tierra y territorio; identidad, reconocimiento, participación de los pueblos indígenas y cambio climático. ¿Cómo se articulan estos ejes en una ley para enfrentar el cambio climático?

En el eje Tierra y Territorios una de las prioridades es la titulación de las comunidades campesinas. Existen varios proyectos para titulación de tierras, pero sobre todo para comunidades nativas en la Amazonía. Pero hay preocupación sobre el propósito de estos proyectos. ¿Para qué quieren titular a las comunidades nativas? Van a titular y va a sobrar tierra, que después podrían entregar a extranjeros. Son 280 mil predios rurales individuales que se titularían frente a 190 de comunidades campesinas y 403 comunidades nativas. Con el Proyecto de Titulación, Registro y Catastro de Tierras Rurales en el Perú – Tercera Etapa (PTRT3), se van a dejar grandes áreas sin titular, y eso lo van a solicitar los empresarios. Entonces, para mí, está diseñado más para el empresariado que para las comunidades.  La Ley de cambio climático debería establecer sanciones para los funcionarios del Ejecutivo que no cumplan con los planes y leyes ya vigentes orientadas a lograr la seguridad jurídica de los territorios indígenas.

Y en el Eje de Soberanía Alimentaria, ¿qué propuesta tienen?

Para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria, lo principal es el agua, por este motivo se deben de proteger las cabeceras de cuenca. En este tema se da prioridad a la costa, los ingenieros discuten cómo distribuir el agua, no piensan sembrar ni cosechar agua. Los gerentes quieren construir más reservorios, y nosotros les cuestionamos  ¿si ustedes no se preocupan por las cabeceras de cuenca, con qué agua van a llenar los reservorios? Van a construir un elefante blanco, es decir, algo poco útil. El ANA debe conseguir sus propios fondos para trabajar con los comités que está formando. Pero no solo en la costa, también donde nacen los ríos.

Nosotros teníamos una propuesta para proteger las cabeceras de cuenca, que podría conservar hasta un millón de hectáreas en las alturas. Serían zonas intangibles para la minería y otras actividades, solo se permitiría la crianza de llamas y alpacas, porque la pisada de estas especies no daña la vegetación, como si lo hace el ganado vacuno. Esas zonas serían trabajadas por los mismos hermanos de las comunidades y los pueblos indígenas.

Otra apuesta, tiene que ver con lo último que hemos trabajado en Huánuco, y algo que se demostraba es que a mayor agrobiodiversidad, mayor resiliencia al cambio climático. Encontramos que los territorios en que se desarrollaba mayor variedad de productos no eran tan afectados por el cambio climático. Queremos que eso se replique en otros lugares del Perú.

Uno de los pilares de nuestra apuesta por la agricultura sostenible es la diversificación productiva dentro de las parcelas. Esta experiencia nuestra tiene que ser apoyada y replicada, pues va directamente en contra de los monocultivos y los intentos de intensificar la agricultura solo para comercio.

Hay algunos medidas de mitigación con alpacas que se han considerado para las Contribuciones nacionales peruanas para enfrentar el cambio climático, ¿ustedes han participado?

No. El problema es que dan prioridad a las organizaciones amazónicas, solo se piensa en la Amazonía para este tema, pero no se está viendo dónde nacen los ríos que alimentan a los bosques. Nosotros decimos ¿y la puna qué es?, ¿qué pasa con los glaciares? Para entrar con el tema de bosques y nos hagan caso, los andinos hemos argumentado mucho. Pero aún los espacios que hemos fomentado, como la Comisión Nacional de Cambio Climático, no están siendo efectivos para nuestros fines de enfrentar el cambio climático.  

 

 

 

Fecha de publicación: 
2017-02-15 00:00:00
Temas: 

País

Perú

Comentarios